20 años ayudando a crecer

Corría el mes de agosto del año 1995, cuatro amigos, dos de ellos ya empresarios, decidieron crear un proyecto nuevo que les permitiera comercializar su trabajo en el ámbito sociocultural. La “animación sociocultural” era entonces el único término utilizado para englobar un amplio espectro de actividades: desde los campamentos hasta los programas de 3ª edad, desde el voluntariado a la formación no reglada.

Las actividades de aire libre eran los productos que más rápido estaban posicionándose en aquel incipiente mercado. El voluntarismo y la falta de conciencia profesional eran las características más claras de un sector que apenas comenzaba a existir. La administración pública aún compraba servicios a asociaciones, colectivos varios y autónomos, casi siempre por medio de subvenciones. Un puñado de empresas pioneras empezaban a hacerse grandes y los pliegos de condiciones eran todavía toscos y con lagunas por falta de convenios y regulaciones profesionales.

Muchas dificultades y todo un campo por consolidar. Un reto apasionante. Para nosotros, como para muchos, era una oportunidad de vivir de aquello que nos gustaba, de las mismas actividades en las que participábamos habitualmente de forma altruista…o casi. Los cuatro trabajábamos ya como “animadores” desde hacía tiempo en proyectos dispares. Siendo aún muy jóvenes, ya éramos expertos en un campo donde las “viejas glorias” aún no habían cumplido los cuarenta.

Y, así, comenzamos la tarea de convertirnos en gestores, en contratantes y contratados, en comerciales, administrativos, financieros… Era una aventura agridulce para la que, quizá, no estábamos preparados. Tuvimos que aprenderlo todo, pues no teníamos formación empresarial: solo la legítima aspiración de generar nuestros propios proyectos y vivir de ellos.

1

Desde entonces, Entornos ha ido creciendo al mismo tiempo que un mercado cada vez más especializado y plural. Las actividades y los productos se sucedían: intervención social, desarrollo comunitario, formación, programas de igualdad, educativos, juveniles, eventos culturales, ludotecas fijas y móviles, mediación…y, siempre, nuestra vocación primigenia e inequívoca de generar participación en la calle, en las plazas, los parques, los espacios abiertos, los centros culturales y juveniles…y todo aquel lugar donde cualquier ciudadano pudiera tomar las riendas de su propio ocio y su desarrollo personal y cívico.

Miles de niños y adultos han pasado por nuestras actividades. La empresa ha cambiado mucho…y también nosotros. Pero seguimos creyendo en lo que hacemos. Seguimos pensando que la participación social es un proceso válido para crecer, desde cualquier formato.

Nuestra experiencia nos ha llevado a ejercer otras tareas en este 2.015. Desde el Coaching personal, educativo y ejecutivo intentamos evolucionar hacia otras estrategias de desarrollo de los individuos. Seguimos, también, trabajando activamente con los centros educativos y, en general, en todos los ámbitos donde las familias y los educadores se implican en la apasionante tarea de educar y aprender.

Porque la vida es aprendizaje y crecimiento, y porque el momento de aprender no termina nunca…

Son veinte años y aún seguimos aprendiendo y esforzándonos por posibilitar que todo el mundo pueda hacerlo. Gracias a todos los que, de una forma u otra, habéis participado en ello. Porque, con vuestra colaboración, habéis conseguido que tengamos ganas de hacerlo durante veinte años más.

Esperamos tener la ocasión de celebrarlo con todos vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *